Buscar
  • Admin

Conectando Conciencias 1

Y una vez que hemos llegado hasta aquí…


A primera vista, podría parecer poco interesante lo que cada persona pueda contar acerca de su vida, pero es un ejercicio valioso para, primero: acallar al ego, cuya exclusiva función es incordiar, susurrándonos toda clase de sandeces que nos hacen sentir disminuidos y avergonzados de nosotros mismos y segundo, porque de este modo recapitulamos nuestra vida, no en su totalidad –eso lleva la vida entera-, pero sí los acontecimientos más significativos, desbrozando de ese modo el camino hasta nuestra brillante conciencia. Camino que hemos dejado asilvestrar durante largo, larguísimo tiempo y que apenas somos ya capaces de distinguir: el camino de vuelta a casa, a nuestro hogar, con los nuestros; a la Fuente Primigenia.


Creo, y creo que siempre lo he creído, que no estoy completa. Finalmente he concluido que una de las cosas que deseo hacer es “volver junto al resto de mí”. Así es como expreso ahora este sentimiento, o sensación, de estar incompleta. Muchos otros han llegado a esta misma conclusión, entre ellos, muchos de mis autores favoritos como son: Anton Parks, J. J. Benítez, Juan G. Atienza, Tuesday Lobsang Rampa, David R. Hawkins, Wayne Dyer, Drunvalo Melchizedek, John Lamb Lash, Armando Torres, Salvador Freixedo, Claudio Naranjo, el Dr. Jiménez del Oso, Matilda O'Donnell MacElroy (Lawrence R. Spencer), Stewart Swerdlow o Carlos Castaneda y tantísimos otros a quienes ni siquiera recuerdo.


Mirar a atrás, digerir los acontecimientos, recuperar la energía que hemos dejado embarrada en nuestros particulares dramas y devolver la energía que se nos ha quedado pegada de los demás, es lo que nos permitirá recuperar nuestra capacidad total, nuestro máximo potencial por así decir, para poder despegar como cohetes hacia el multiverso y más allá y para ser, por fin, libres.


Para alcanzar este sublime objetivo hay un camino. Uno para cada uno de nosotros. Unos iremos juntos durante un tiempo. Otros iremos siempre solos. Algunos buscaremos algún atajo. Otros lo tomaremos con calma e iremos por el camino largo para no equivocarnos. Y muchos tomaremos el camino chungo porque nos sentimos especiales y rebeldes. Aunque al final, nos guste o no, la humanidad es “Uno” y, llegado el momento, tendrá que devolverle todo cuanto posee a su Fuente Primigenia. Démosle a la Fuente eones de alegrías y de penas, de luchas, victorias y derrotas, de amores de padres, amores de hijos, amores de amigos y amores de parejas.


¡Hagámoslo divertido!


¡Exploremos este y otros mundos!


¡Quitémosles las máscaras a los dioses!


¡Démosles a los arcontes una patada en sus cósmicas partes pudendas!


¡Vivamos y muramos con las botas puestas!

0 vistas

© 2018 Conectando Conciencias