Buscar
  • Admin

¿Qué está pasando?

Acabo de ver la película “Agora”, del director Amenábar, y me ha gustado el combate antirreligioso que en ella se despliega, aunque hablar de combate no deja de contener un elemento de intolerancia añadido. Se la recomiendo vivamente a todos: católicos, judíos, paganos, humanistas y demás creyentes, que de eso todos tenemos un poco, por mucho que escondamos nuestra fe. Lo cual - el tener fe, quiero decir -, no debería avergonzarnos para nada. Es un rasgo humano, peculiar a nuestra condición y muy necesario, siempre.


Viendo, o acabando de ver, el triunfo del fanatismo en el siglo IV después de Cristo, cuando una mujer sabia y persona de ciencia acabó lapidada por una turba de cristianos - supongo que católicos también - pienso que algo ha cambiado desde entonces, y para bien. Es evidente que tales comportamientos no solo resultarían inaceptables en un país del mundo actual, sino que ya no se dan. Ya no tenemos linchamientos ni asesinatos de ese tipo, brutales, por envidia del conocimiento y por fanatismo religioso. La gente ya no se dispone con tanta facilidad a terminar con la vida del prójimo; ahora lo hace un estado o grupos relacionados con el mismo, por política, estrategia y fanatismo económico. Es decir, por motivos que atañen a los que tienen dinero, poder y delirios de grandeza. La gente de a pie no está para estas historias. El respeto a la vida ha subido muchos puntos desde ese siglo IV en el cual los ánimos se caldeaban por nimiedades como que una mujer pensara.


¿Estáis de acuerdo?

22 vistas1 comentario

© 2018 Conectando Conciencias